¿Cuáles son los riesgos de responsabilidad civil para los funcionarios corporativos al disolver una Corporación FL?

Si usted es un director o funcionario de una corporación que se encuentra en proceso de disolución, debería evaluar si pudiese ser responsable personalmente por obligaciones y deudas de la corporación. Si no se siguen los trámites corporativos y la corporación procede con las distribuciones a los accionistas antes de satisfacer las deudas corporativas pendientes, los directores podrían ser personalmente responsables.

Constituir una corporación brinda al accionista y a los directores corporativos, protección respecto de las obligaciones asumidas por la corporación. Una Corporación, es el equivalente a las Sociedades Anónimas en los países que siguen la tradición del derecho civil. La corporación tiene personalidad jurídica y patrimonio propio, respondiendo a las obligaciones sociales con el importe de los bienes. Los bienes de sus socios generalmente permanecen inmunes de responsabilidad derivada de acciones contra la sociedad.

Esta regla general de responsabilidad limitada, se podría ver afectada una vez la corporación inicia el proceso de disolución y liquidación. En los casos en los que la corporación carece bienes sociales y no se realizarán distribuciones de capital a los socios generalmente no hay responsabilidad en los directores de la corporación. Sin embargo, si la corporación realizará distribuciones de capital a los socios una vez la sociedad es liquidad, en esas situaciones, alejarse de los procesos de disolución y liquidación de la sociedad podría resultar en responsabilidad personal de los directores que autorizaran dicha distribución.

Disolución

Para crear una corporación se requiere entre otros requisitos, presentar los artículos de incorporación en el Departamento de Estado en la Sección de Corporaciones. Asimismo, para disolver la corporación es necesario presentar los artículos de disolución de la compañía. El proceso de disolución puede realizarse enviando una solicitud, en línea, por correo o mediante entrega en persona. El Departamento de Estado tiene un formulario descargable disponible aqui. Tenga en cuenta que una vez que se acepten los artículos de disolución, su nombre comercial estará disponible 120 días después.

Liquidación y notificación a los acreedores.

Una vez que la corporación ha presentado los artículos de disolución, comienza el proceso de liquidación. Durante este período, la corporación cobra sus activos y los liquida para pagar cualquier deuda corporativa. Los acreedores conocidos deben ser notificados antes de proceder con las distribuciones a los accionistas. No obstante, si no hay activos corporativos o capital para distribuir, no será necesario notificar a los acreedores.

Reactivación

Después de que una corporación se haya disuelto o haya perdido su estado activo, se puede reincorporar a una solicitud al departamento de estado. Si han transcurrido más de 120 días desde la disolución de la empresa, es posible que el nombre de la empresa ya no esté disponible. Además, los funcionarios y directores de la corporación serán personalmente responsables de los actos realizados durante el período entre la disolución y el restablecimiento, a menos que tales acciones sean ratificadas y aprobadas posteriormente por la corporación una vez que se restablezca.

Debido a las complejidades encontradas en el proceso de disolución de una corporación, recomendamos que consulte a un abogado con experiencia de derecho corporativo. Si está considerando iniciar el proceso de disolución de su empresa, no dude en comunicarse con uno de nuestros abogados expertos de EPGD Business Law, ubicado en la hermosa Ciudad de Coral Gables, y en el histórico Washington, DC Llámenos al (786) 837-6787 o envíe un correo electrónico a nosotros para programar una consulta.

*Descargo de responsabilidad: esta publicación de blog no pretende constituir asesoría legal. Le recomendamos que consulte a un abogado si tiene alguna consulta o inquietud legal. El contactarnos a través de nuestro sitio web no crea una relación de abogado-cliente.*




Categories: Business Law | Corporate | EPGD Blog